Líderes de la transformación digital: Juan Jiménez, responsable de CIB Corporate Innovation en Grupo Santander.

Juan Jiménez Zaballos es responsable de Corporate Innovation para Banca Mayorista en el Grupo Santander. Entre otras responsabilidades, se encarga de establecer las estrategias de innovación del Grupo Santander para la banca mayorista, priorizando los esfuerzos del Grupo e identificando oportunidades en los 10 mercados centrales del Grupo donde opera Santander.

Antes de ocupar este rol, Juan fue el responsable de desarrollo de negocio y estrategia de Banca Mayorista Global (2013-2014) y ocupó varios puestos de dirección en el negocio de Mercados de Equities (2009-2011) y cobertura de clientes institucionales de Banca del Reino Unido (2011- 2012). Juan se incorporó al Grupo en 2009 después de haber desempeñado varios cargos senior en otros bancos globales de España (en Caixa General de Depósitos, como Jefe de Organización, Procesos de Negocio y Calidad, en BBVA, como Gerente de Riesgos, Tesorería y Mercados de Capitales) y otros papeles de consultoría y auditoría de Entidades Financieras (Arthur Andersen).Juan-Jimenez transformación digital

Juan es licenciado en Administración de Empresas por la UAM, Máster en Finanzas, Riesgos y Mercado de Capitales por IEB Madrid y Máster en Liderazgo e Innovación por IE Madrid.

 

¿Qué significa para ti la transformación digital en las empresas?

La transformación digital del negocio financiero se enmarca dentro de tres vertientes:

  • En primer lugar, se define la transformación de los negocios que la empresa ya se encuentra llevando a cabo, reinventar los negocios existentes y darles otro enfoque gracias a las nuevas tecnologías. En este punto, hablamos de transformación pura.
  • En segundo lugar, se encuentra la digitalización interna. Existen diferentes tecnologías que nos permiten ser más eficientes como banco. El cliente no percibe dicho cambio, pero de manera interna, los procesos se optimizan y digitalizan para adecuarse a las nuevas necesidades del mercado.
  • En tercer lugar, lo que nosotros llamamos innovación, no transformación ni digitalización, son los nuevos modelos de negocio. Aquí estamos reinventando la estrategia del banco, llevando a cabo negocios que antes no cubríamos e implementando nuevas tecnologías exponenciales. En este punto el producto o servicio se crea desde cero, detectando las necesidades del cliente, que son nuevas en muchos casos y creando relaciones, que hasta ahora, no habíamos sido capaces de construir porque no teníamos la tecnología necesaria para hacerlo. Las nuevas tecnologías permiten realizar acciones nuevas y generar nuevos ingresos.

 

¿Cómo valoras el papel de la tecnología en la transformación digital?

Si comparamos el momento que estamos viviendo ahora mismo, que es un momento histórico, en términos de cambio de modelo y de reconversión industrial, con el año 2.000, donde hubo una evolución tecnológica, observamos como ahora, las tecnologías sí están disponibles. Han tenido la suficiente evolución y bagaje para definirse como tecnologías accionables. El Cloud Computing y los dispositivos con hiperconectividad, la interoperativilidad…

Adicionalmente, ha cambiado la dinámica de consumo en los usuarios y se debe reaccionar ante ello. La banca está implementando mejoras y dinámicas en los puntos donde los usuarios lo necesitan en su vida diaria financiera.

Respecto a ciberseguridad, existen nuevas técnicas que permiten repeler ataques que antes no se sufrían. En el mundo de la tecnología distribuida, el Blockchain, es una tecnología exponencial que genera una gran oportunidad para la industria. La tecnología es el driver fundamental para poder materializar una serie de ideas que teníamos en nuestras cabezas, pero no éramos capaces de llevar a la práctica. En cuanto a las técnicas de Big Data y analítica de datos, las matemáticas y la algoritmia que aplicamos ya estaban sobre la mesa desde hace cierto tiempo, lo que no existía era la capacidad computacional para procesar toda la información de manera sistemática y relacional. Además, son tecnologías que se han democratizado, siendo robustas, baratas y de código abierto en ocasiones, colocando al cliente en el centro y pudiendo generar nuevos modelos de negocio.

 

¿Y el de las personas?

Aquí, el punto de vista cambia en función de las geografías de las que estemos hablando. Hay algunos países más avanzados en este punto, muy inmersas en la ola digital, la conocen e influyen en ella, como EE.UU. e Inglaterra. El cliente es mucho más digital y son menos defensivos con la compartición de sus datos. En el caso de países de Europa Continental, quizá existe mayor cultura de lo privado y en esta parte, se abren limitaciones respecto a la digitalización. Nosotros, como grupo, estamos presentes en 42 países, y por lo tanto, tenemos que desplegar diferentes dinámicas de actuación.

 

¿Existe suficiente formación en este campo? ¿Resulta difícil encontrar talento?

Antes hablábamos de geografías. Ahora hablaría de generaciones. Existen empleados y profesionales para los que el aspecto digital no es nuevo. Han nacido en un mundo digital, véase los “nativos digitales” y millennials. Se percibe un salto generacional. Las personas que provienen de la banca tradicional están haciendo un reciclaje enfocado hacia el mundo digital y la nueva economía, pero también es bueno tener en los equipos a personas que conocen la banca en sus orígenes, que saben cómo funciona para poder cambiarla, ya que es necesario saber de dónde venimos. Los equipos que tenemos en el banco son multidisciplinares. En términos de formación, sí que se aprecia una oleada importante de másteres, cursos de especialización y trainings para profesionales. Es necesaria la formación para adaptarse a los cambios. En el banco realizamos cursos para ser más ágiles, eficientes y trabajar de una manera mucho más fresca, y por qué no? más divertida.  En el sector de la innovación hay que evolucionar constantemente, compartir conocimiento, trabajar en entornos colaborativos… Se aprecia un cambio de mentalidad, por parte del banco y por parte del management. La búsqueda del talento también está cambiando. Hemos realizado un gran cambio cultural acercándonos a las startups, intentando extraer el mayor valor que podemos de ese emprendimiento. Ahora tenemos núcleos de innovación en lugares como Israel, países de Europa del Este, el Sudeste Asiático…Lugares que antes no se habían planteado.

 

¿Qué proyectos de transformación digital de tu empresa destacarías?

Los proyectos más relevantes dentro del banco están orientados a colocar al cliente en el centro de todas las estrategias digitales. Es un factor que está impregnado en todas las líneas de negocio. Hay que escuchar mucho al cliente, darles un valor añadido mucho más claro, mucho más tangible, hacerles la vida mucho más fácil. La innovación es el driver de estos proyectos digitales. Vivimos en un tiempo en el que la crisis financiera ha hecho que la banca se centrase en sobrevivir más que en cambiar. Creemos que, a través de las nuevas tecnologías, podremos cambiar los raíles por los que circula la industria financiera. Los proyectos de Blockchain, por ejemplo, reformulan la manera en la que se hacen los negocios, resolviendo problemas en los medios de pago, en cómo fluye el dinero por el mundo, en cómo fluye la propiedad, el valor…Hoy en día todo esto está basado en tecnologías tradicionales que son robustas y que funcionan, pero son antiguas, no escalan bien, no son tan rápidas ni tan inmediatas como otras que existen.

 

¿Qué mensaje lanzarías a todos aquellos que quieran liderar los proyectos de transformación digital en sus empresas?

Tienen que tener una mentalidad abierta en un mundo de “coopetición”, de cooperar y competir a la vez. Antes, los estudiantes se enfocaban hacia carreras tradicionales con poco componente digital. Los tiempos han cambiado. Las habilidades técnicas y tecnológicas son necesarias para las empresas; Big DataBlockchain, programadores… Los perfiles mixtos también están siendo muy demandados, como por ejemplo, un abogado que tenga habilidades tecnológicas asociadas. No se pueden aislar en su competencia fundamental y dejar las competencias digitales aisladas. En un futuro muy próximo e incluso en el presente, no se concibe un arquitecto que no controle la tecnología BIM, un abogado que no conozca los contratos inteligentes, médicos que no sepan de nuevas técnicas de Health Care u operar en remoto, economistas que no conozcan el fenómeno Fintech…Para liderar proyectos de transformación digital hay que evolucionar constantemente e ir más allá.

Si quieres liderar y dirigir proyectos de transformación digital en las empresas, no dudes en consultar la mejor formación para llevar a cabo esta misión, el  “Máster en transformación digital para los negocios”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s